Admisiones

Graduación 2018

Ya estamos cerrando su último año en el Gimnasio Los Caobos. Ya hemos terminado su última Velada Navideña y Show de Navidad, su última Semana Giraldina, su último Día Familiar. Han terminado los partidos y los proyectos y se han despedido de sus ahijados de pre kínder. Están listos para su próximo paso, un paso que les llevará más allá de nuestras paredes a un mundo lleno de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad, un mundo lleno de problemas donde necesitamos desesperadamente de líderes como Uds.

Les deseamos una vida feliz y constructiva, llena de oportunidades de usar sus talentos para el bien de sus comunidades. Y cuando no vean oportunidades, espero que hayan salido de esta institución con la capacidad de crearlas. El mundo necesita de innovadores constructivos, de personas que quieran mejorar las instituciones y sistemas que ya no tienen la capacidad de resolver nuestros problemas más graves. Esperamos que tengan la capacidad también de colaborar con personas de diferente política, religión, cultura, y hasta prioridades y que siempre busquen soluciones que beneficien a los más vulnerables. Dice el Hombre Araña que "un gran poder viene con una gran responsabilidad" y espero que éste sea el lema de sus vidas, que utilicen su poder y privilegio para mejorar la experiencia humana, especialmente la de los más vulnerables, y que sientan una responsabilidad con el planeta también.

Estuve recientemente en el aula de mi ahijada en Cuba y pensé en Uds. mucho. Los estudiantes eran como pájaros, repitiendo las palabras de la docente, repitiendo datos y lemas como jóvenes bien entrenados para seguir órdenes. Nosotros queremos algo diferente para Uds. y por eso les hemos educado de una forma diferente. Sus opiniones importan, sus ideas van a revolucionar su país y el mundo. Han recibido una educación que requiere de pensamiento crítico, de pensamiento propio y les va a servir no para repetir el pasado sino para crear un nuevo futuro. No son títeres, ni pájaros, ni perros, que se entrenan para seguir órdenes. Espero que Uds. sigan siempre las órdenes de su propia imaginación, de su propio sentido de la ética; impulsados porque realmente sienten el dolor de los demás y porque su sentido de solidaridad les lleva siempre a reaccionar ante una injusticia, a pesar de los peligros. Creo más en Uds. y su generación que en cualquier otra en la historia humana, honestamente. Espero que siempre sigan interrumpiendo donde vean la necesidad de cambio, aunque sea difícil, porque sólo por medio de una combinación de innovación y coraje vamos a poder lograr soluciones nuevas a los problemas que Uds. están heredando de las generaciones anteriores.

Hay muchos seres humanos que miran un problema e imaginan una solución, pero muy pocos la llevan a cabo. Espero que Uds. no sólo imaginen, sino que actúen. Uso mucho la palabra “constructivo” por esa razón. Si pueden imaginarlo, tienen una responsabilidad de crearlo. Boyan Slat, un joven holandés que está liderando la limpieza de los océanos dice que “La historia es básicamente una lista de cosas que no se podían hacer, que entonces se hicieron.” Esperamos que Uds. piensen así—y cuando los demás digan que algo es imposible, que se levanten para probar lo contrario. La mayoría de los inventos y movimientos de la historia humana eran, en su principio, ideas “locas” en las cuales nadie creía. Y sus creadores eran personas, en las palabras del escritor ruso Vladimir Nabokov, que vieron “some too early moonbeam of some too early truth.” Yo veo esta capacidad en cada uno de Uds., de ver “un rayo de luna demasiado temprano de una verdad demasiado temprana" que debemos crear. Y espero que siempre sigan esta luz y que confíen en ella, porque solamente así podemos crear un mejor futuro para nosotros y para nuestro planeta.

Y ahora, no hay nada más que hacer. Es hora de abrir la puerta y pasar de una época a otra, con los ojos siempre abiertos y con el Gimnasios Los Caobos en sus corazones. Esperamos que vengan a visitarnos, que compartan sus experiencias y conocimientos con las próximas generaciones de Caobos. No les deseo suerte porque no la necesitan; les deseo lo que viene lógicamente de una educación como la suya: una vida constructiva y feliz, donde combinen sus pasiones con el regalo de su ser, para crear una carrera importante y un impacto verdadero.  En palabras de Khalil Gibran, uno de los poetas más grandes del mundo árabe, nosotros los educadores y sus padres también “somos solamente el arco del cual nuestros hijos, como flechas vivas, son lanzados.”

Y ahora, a ver hasta dónde pueden volar.

Jennifer D. Klein - Rectora

Volver